jueves, 16 de mayo de 2019

Orgasmos furtivos






Me he dado cuenta de que últimamente he usado la expresión “orgasmos furtivos” por encima de mis posibilidades. Creo que paso mucho tiempo escribiendo. Me doy cuenta. A la menor oportunidad me encuentro lo de “orgasmos furtivos” entre las palabras que escribo. Es curioso, pero cuanto más escribo, menos posibilidades tengo de encontrar “orgasmos furtivos”. Pero lo escribo una y otra vez. Si no escribiera me costaría muchísimo encontrar con quién tener orgasmos. Furtivos o no. Pero escribir tanto, y repetir lo de “orgasmos furtivos”, me está alejando de tenerlos. Tendría que vigilar más lo que escribo y los orgasmos que no busco por estar escribiendo. Tendría que preocuparme más de mis orgasmos (furtivos o no) y menos de lo que escribo. Porque llegará un momento que, de tanto escribir y no tener orgasmos furtivos, dejaré de poder tenerlos (furtivos o no). Me he dado cuenta de que últimamente he usado la expresión “orgasmos furtivos” por encima de mis posibilidades. Y tampoco escribo tanto como quisiera...




sábado, 30 de marzo de 2019

Esta noche pierdo la hora que gané cuando te vi aquella noche...




Esta noche pierdo la hora que gané cuando te vi aquella noche.

Cambian la hora. Cambiamos la hora. Dicen que nos quitan una. En las noticias avisan de que tenemos una hora menos para dormir. Mis amigos, en cambio, piensan que tenemos una hora menos para emborracharnos. Las redes sociales se inundan de gente que lamenta que esta noche van a perder una hora.

Yo no.

Creo que no voy a perder una hora porque no la he tenido nunca. Porque esa hora que desaparece, en realidad, no existe.

Yo no voy a perder una hora.

Sé que me gusta pensar que gané una hora en el cambio anterior. El bueno. El que la gente valora porque ganas una hora. Cuando dicen en los informativos que tenemos una hora más para dormir. En el que mis amigos dicen que nos vamos a emborrachar al nivel de una hora más. En octubre se inundaron las redes sociales de gente que celebraba que esa noche iban a ganar una hora.

Yo no gané nada.

Esta noche me gustaría recordar, si no quitaran la hora que desaparece, que aquella noche de octubre aprovechamos la hora que no existía para estar juntos sin que nadie se enterara.

Ni siquiera nosotras. Que no existimos ni nos conocemos.

Como esta noche.

Esta noche pierdo la hora que gané cuando te vi aquella noche...








viernes, 15 de marzo de 2019

A veces te intento acariciar




A veces te intento acariciar.
A veces me pides que me acerque y entonces creo que debería acariciarte.
A veces te intento acariciar pero no puedo.

A veces te intento acariciar con palabras.
A veces me pides que me acerque y entonces creo que debería acariciarte con palabras.
A veces te intento acariciar con palabras pero no puedo.

En ocasiones siento que no puedo hacer lo que los dos queremos que haga.

A veces te intento acariciar pero no puedo porque no sé.
Ni con palabras...




miércoles, 13 de febrero de 2019

Elogio infame a la nostalgia.





Hay razones por las que antes todo era mejor.



Los amigos eran más amigos y sus problemas eran tonterías intrascendentes.
Los tomates sabían a tomates.
Y yo no sabía de tu existencia.



Hay más razones por las que antes todo era mejor, pero ahora sólo me acuerdo de estas.



martes, 5 de febrero de 2019

Microrrelatos Sin Pudor (Volumen 48): Tener dinero para amarnos.





Quiero volver a tener dinero.
Para comprar dos libros iguales.
Leerlos por separado y luego hablar de ello juntos.
Y si podemos, amarnos.
Dependiendo del libro.
Y de nosotras, claro.
Pero, sobre todo, del dinero.



Cuantos más nos vean, más felices somos tod@s... ¡COMPARTE!